Nuevo Samsung con Mil Millones de colores !!!

En la meta de reproducir imágenes lo más realistas posibles, la evolución fue vertiginosa: no se tardaron muchos años en saltar del LCD al LED y al OLED. Frente a ese panorama, Samsung rompió los esquemas al presentar su cuarta generación de televisores, los SUHD con tecnologías Quantum Dot y HDR 1000, con los que ofrece, entre otras cosas, un rango de mil millones de colores en detalle, una capacidad de brillo más alta que la de las pantallas convencionales, hasta
tres veces más durabilidad y una composición libre de cadmio.0014757648

Con una participación en el mercado que supera el 30% a nivel mundial, Samsung es desde hace una década el mayor fabricante de televisores del mundial. El gerente regional de producto de TV, Edgar Kato, fue tajante sobre el futuro de sus pantallas OLED. “Dado que es aún una tecnología inestable y tiene todavía aspectos por solucionar como es el caso de su vida útil y brillo, no vamos a apostar por ella ahora”, sentenció, lejos de la apuesta de sus competidoras.

Justamente el objetivo del seminario que organizó en Ciudad de México fue preparar a los medios para “educar a los consumidores sobre las diferentes tecnologías”, más precisamente, entre OLED y SUHD. Pero ¿cuáles son las ventajas de esta última?

Quantum dot display de 10 bits

t4PWfAP
El color azul es muy efectivo en los televisores que aplican la tecnología convencional, pero no ocurre lo mismo con el verde y el rojo, porque ambos producen un área contaminada de color, lo que afecta la pureza. La tecnología Quantum Dot (QD), que se aplica en otros rubros y por primera vez llega a los televisores, soluciona en gran medida esa deficiencia.

Actualmente las pantallas usan luces LED de color azul, que están completamente recubiertas de una capa de fósforo amarillo, lo que produce luz blanca. En cambio, los LED de las pantallas SUHD de Samsung generan una luz azul completamente pura, que pasa a través de unos diminutos cristales, los denominados Quantum Dot, que miden entre 2 y 6 nanómetros, algo así como 20 mil veces menos que un cabello humano.

La particularidad de estos cristales es que son de diferente tamaño. Cuánto más grande, más cercano al rojo, cuanto más pequeño, más cercano al azul. Gracias a ello, la intensidad de los colores rojo y verde mejora un 20% en comparación con las tecnologías anteriores, ya que no hay contaminación entre las ondas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *